Noche de las Estrellas 2019

“Gases nobles: helio, neón, argón, kriptón, xenón y radón” repetía la tarde anterior al día del examen. Era el grupo más fácil, el de los gases que no reaccionaban con nada y sus símbolos eran las primeras dos letras del nombre. Hubiera sido más complicado de haber existido el elemento 118, el oganesón. Hoy entiendo que la idea de Mendeleev, quien propuso en 1869 la tabla periódica que hoy utilizamos, no era condenar a los adolescentes a repetir como pericos los grupos de la tabla, sino la de ordenar y clasificar los elementos que hasta entonces se conocían – tan sólo 63 de los actuales 118 -. Mendeleev mostró, hace 150 años, que las propiedades de los elementos se repetían de forma periódica y gracias a ello se han desarrollado las ciencias químico-biológicas y de la salud, así como muchísimas áreas tecnológicas que generan productos, medicamentos y un sinnúmero de satisfactores para la sociedad.

Por esta razón, la Noche de las Estrellas se une a las celebraciones mundiales del Año Internacional de la Tabla Periódica de los Elementos Químicosdedicándole esta edición con el eslogan:

Noche de las Estrellas 2019: Capturando la Esencia del Universo

Pero, en 2019 hay muchos otros aniversarios que celebrar y recordar. Se cumplen 500 años de la muerte del genio florentino Leonardo Da Vinci, autor de obras tan importantes y reconocidas como la Mona Lisa, la Última Cena y el Hombre del Vitruvio. Arquitecto, inventor, científico, escultor, escritor y cuanta actividad se le ocurrió.
El mismo año en que murió Da Vinci, 1519, Fernando de Magallanes encabezó una gran aventura para, por primera vez, darle la vuelta a la Tierra en barco. Salió con cinco navíos desde España y sólo uno cumplió la travesía de la primera circunnavegación, de hecho, el mismo Magallanes murió antes de completar la vuelta y regresar a España.
Quinientos años también han pasado desde la fundación de la Villa Rica de la Vera Cruz. La primer colonia fundada por los europeos, en este caso por Hernán Cortés, en las tierras recientemente descubiertas de América.
En 1619, diez años después de la publicación de su primera y segunda ley, Johannes Kepler publica “La Armonía de los Mundos” en el cual enuncia su tercera ley del movimiento planetario; “el cuadrado del periodo orbital de un planeta es directamente proporcional al cubo del semi-eje mayor de su órbita”. Poco más adelante, él mismo se daría cuenta que también las lunas de Júpiter se movían siguiendo esta ley.
En 1919 ocurre un eclipse de Sol que permite comprobar la teoría de la relatividad de Einstein a partir de la observación de la desviación que sufre la luz debido a la gravedad del Sol, y ese mismo año se funda la Unión Astronómica Internacional, hoy máximo órgano rector de la astronomía en el mundo. Ahora se cumplen 100 años de ambos hechos.
¿Cómo olvidar que hace 50 años se congregaron más de 500 mil personas en el festival de música y arte más grande de la historia? El Festival de Woodstock se convirtió en un ícono para todos aquellos que se pronunciaban a favor de la paz, y particularmente en contra de la guerra que Estados Unidos estaba librando en Vietnam. Ese mismo año, en el municipio de Allende, Chihuahua, caería un meteorito que, al ser de los primeros materiales que se formaron en el sistema solar, permitió definir su edad. El Meteorito Allende puso a México en las noticias mundiales. También en ese año la misión Apolo 11 llevó a Neil A. Armstrong, Edwin E. Aldrin y a Michael Collins a posarse sobre la Luna a bordo del Módulo Lunar.

La Noche de las Estrellas te invita a celebrar y recordar todos estos acontecimientos, síguenos en redes sociales, entérate de las noticias y eventos y, por supuesto, súmate a la gran fiesta astronómica de este año que se llevará a cabo, de manera gratuita a todo lo largo y ancho de nuestro país, el próximo 30 de noviembre de 2019.

Nahiely Flores, José Franco, Raúl Mújica

Nosotros

¡Ven a disfrutar de la más grande fiesta astronómica a nivel nacional en más de 90 sedes!

La Noche de las Estrellas es una gran fiesta astronómica que se ha realizado en México, de forma anual y con un éxito creciente, desde el año 2009. Podríamos decir que es el evento masivo de divulgación de la ciencia más grande e importante de Iberoamérica. Fue inspirado por la Nuit des Étoiles, que se creó en Francia en 1991y unió el trabajo y talento de astrónomos profesionales y aficionados. El objetivo es acercar el conocimiento de forma lúdica y gratuita a la mayor cantidad posible de personas. Para lograr un impacto social importante, el evento se realiza de forma simultánea en muchas sedes distribuidas a lo largo y ancho del país. Se programan actividades todo el día y se organizan eventos culturales y musicales, así como juegos para niños, talleres y charlas con científicos. Al caer la noche, inicia la observación con telescopios. Es toda una fiesta, donde también se invita a todo aquel que tenga un telescopio a que lo sume al proyecto y lo ponga a la disposición del público.

Cada año se define una temática específica (preferentemente en consonancia con la temática de los Años Internacionales definidos por la Organización de las Naciones Unidas), y del primer encuentro en el 2009 al más reciente en 2018, se ha logrado congregar a un total de más de un millón y medio de personas. Todos estos asistentes han sido atendidos año con año por, en promedio, cerca de 8000 voluntarios, quienes organizan las actividades, dan asesorías, hacen talleres sobre diferentes temas y ponen a disposición del público más de mil quinientos telescopios. Desde sus inicios, la Noche de las Estrellas ha contado con la generosa participación de un gran número de voluntarios, astrónomos aficionados y estudiantes, quienes son la gran fuerza vital, atienden a todos los asistentes con entusiasmo y comparten sus conocimientos. Asimismo, los astrónomos profesionales comparten los detalles de sus amplios conocimientos y participan en todas las actividades. Esa noche, astrónomos profesionales y aficionados colaboran mano a mano en la atención a los telescopios con la única intención de acercar la ciencia a la sociedad y mostrar la belleza de una observación del cielo.