LogoEstrellas


2016


2016

Sedes Astros que observar Redes sociales Publicaciones

Contaminación lumínica

Hoy en día es muy común hablar de la contaminación que generan las industrias, los autos o los plásticos. De hecho, desde pequeños tenemos conciencia de que toda la basura que generamos de cierta manera afecta a nuestro planeta Tierra. Pero ¿Sabías que la luz del alumbrado público y los anuncios luminosos también contaminan? Sí, incluso la misma generación de la electricidad contamina de muchas maneras al medio ambiente porque, por ejemplo, comúnmente se usa petróleo para generarla. Sin embargo, en este caso hablamos de la contaminación que se produce en nuestros cielos cuando usamos la luz en exceso.

La contaminación lumínica se produce cuando la luz de nuestras casas, calles, comercios, autos y eventos deportivos nocturnos está mal dirigida y se desperdicia. Esa luz que se dispersa hacia el cielo, no ilumina a nada ni a nadie, pero le quita “obscuridad” al cielo nocturno. Además de representar un gasto inútil de dinero y energía, es una forma de contaminación que afecta a plantas, insectos, animales y al mismo ser humano. Por ejemplo, las tortugas y algunas aves se desorientan con las luces de la ciudad y pierden el rumbo, otros animales sufren alteraciones en sus ciclos de vida ya que salen en busca de alimento en horarios diferentes de lo habitual (debido a la luz artificial existente) y algunas veces no lo encuentran. Se alteran las migraciones y la caza. Las plantas y los insectos requieren ciclos de luz y obscuridad para sus procesos vitales, como la fotosíntesis o la búsqueda de parejas, y éstos se ven alterados con la contaminación lumínica.


C.Lumínica

¿Alguna vez has intentado dormir con la luz encendida? Al principio cuesta mucho trabajo, pero al final se logra dormir. Sin embargo, hay estudios que muestran que nuestros cuerpos no descansan igual cuando dormimos con luz, ya que la obscuridad es necesaria para generar ciertas hormonas. Nuestros ancestros se iban a dormir al caer la noche y se levantaban al alba completamente descansados. Hoy, con toda la luz que tenemos (incluidos televisores, tabletas y celulares), nuestros cuerpos tienen alterados los ciclos y siguen alertas hasta altas horas de la noche. En consecuencia, por la mañana nos sentimos cansados, generando problemas de salud y psicológicos en la población.

Además, la contaminación lumínica, está haciendo que perdamos uno de los paisajes más bellos con los que contamos: el paisaje del cielo nocturno. En una noche completamente obscura, nuestros ojos son capaces de observar cerca de 3 mil estrellas en el cielo. ¿Cuántas estrellas puedes ver en tu ciudad? ¿Decenas tal vez? Toda esa luz que desperdiciamos en nuestras ciudades, ilumina el cielo e impide que veamos muchas estrellas, incluso nos quita el gozo de ver la maravillosa Vía Láctea. Desde los años 80’s hay diferentes organizaciones que tratan de concientizar y tomar acciones respecto a este problema, incluso la UNESCO ha reconocido la importancia de proteger nuestros cielos.

En México, el municipio de Ensenada fue el primero en crear una ley de protección del cielo. Posteriormente, la ley se extendió a todo el estado y ahora se están haciendo esfuerzos para que México, como nación, proteja sus cielos nocturnos tomando medidas para hacer más eficiente el uso de luz en todas las ciudades.


Sedes Astros que observar Redes sociales Publicaciones

PiePagina